//
estás leyendo...

El docente de Lenguaje y su rol fomentando la lectura

Vista del patio, área central del establecimiento

Vista del patio, área central del establecimiento

El proyecto “El docente de Lenguaje y su rol en el aula fomentando la lectura”  comienza a partir de mi participación en el taller “Metodología de trabajo aula-biblioteca para desarrollar conductas lectoras en estudiantes de enseñanza media” que se impartió el año 2011 en la Biblioteca de Santiago. Motivada por las clases, decidí aplicar lo aprendido desde mi perspectiva como docente de lenguaje a través de un proyecto de fomento lector para alumnos de enseñanza media de un establecimiento educacional técnico. La tarea no me resultó lejana, ya que trabajo desde el año 2003  en el Centro Politécnico Particular de Conchalí  y he tenido la oportunidad de observar en los alumnos el impacto que causa el escaso desarrollo de conductas lectoras en su rendimiento escolar.

En el diseño, formulación y planificación del trabajo estuve acompañada por la bibliotecóloga  Claudia Gilardoni,  con quien adecuamos las intervenciones de fomento lector en el aula considerando el contexto del Centro Politécnico. El año 2013 se formalizó nuestro quehacer con la autorización y compromiso de los directivos escolares para trabajar en terreno. El objetivo de este proyecto fue desarrollar y/o fortalecer conductas de lectura en estudiantes de segundo y tercer año medio, para contribuir en la formación de estudiantes secundarios que se descubran en un contexto de lectura individual y funcional.

Algunos de los objetivos específicos implicaron caracterizar la conducta lectora de los estudiantes; determinar fortalezas y debilidades de los estudiantes en cuanto a su nivel de comprensión lectora; evaluar la biblioteca CRA de la que disponía el establecimiento en ese periodo; y aplicar estrategias de motivación lectora, entre otros. Esta instancia de trabajo surge como iniciativa personal.

Actualmente soy la co-autora de un artículo respecto a los resultados de este proyecto, el cual estoy preparando con Claudia Gilardoni. Éste será presentado a una publicación indexada, especializada en el ámbito educativo.

DSC05662

Los estudiantes aprendieron a explorar y conocer diversos tipos de libros. En la fotografía, una alumna revisa un “libro mudo”

Algunas cifras y antecedentes de contexto: 

Entre kinder y cuarto medio asisten aproximadamente 1.600 alumnos a clases. Claudia y yo trabajamos con 110 estudiantes correspondientes a tres cursos de segundo medio, lo cual representa el 7% de la matrícula total del establecimiento. Son alumnos que esperan titularse de las especialidades de electricidad, contabilidad, secretariado, atención de párvulos. Provienen de familias de la comuna de Conchalí y zonas cercanas, con un grupo familiar cuyos ingresos son bajos y con nivel educacional incompleto o básico.  El grueso de los estudiantes ingresa al establecimiento educacional en primer año medio, por tanto, la mayor población estudiantil se concentra en enseñanza media alcanzando más del 50% del total de alumnos del establecimiento educacional.

Algunas de las actividades que se desarrollaron en el marco de este proyecto fueron:

 

Síguenos!

Facebook Twitter Pinterest Tumblr LinkedIn