//
estás leyendo...

Book Dealer

Recomendamos para leer: buenas prácticas en la integración de la biblioteca en los centros educativos

¿De qué forma se articula una biblioteca escolar en cada establecimiento educacional? ¿qué papel juega dentro del modelo educativo? ¿qué pasos  se están dando para que ello suceda y cuales podrían ser los impedimentos?. Interesantes planteamientos son los que abordan Inés Miret, Mónica  Bardot y otros investigadores  del equipo de la Fundación Germán Sanches Ruiperez el año 2010, en la obra titulada «Bibliotecas escolares “entre comillas”. Estudio de casos: buenas prácticas en la integración de las bibliotecas en los centros educativos»

El trabajo expone los testimonios de los responsables de la biblioteca, de los directivos, de los docentes y de los estudiantes de 10 centros que han obtenido premios nacionales de buenas prácticas otorgados por el Ministerio de Educación [en España] y que han destacado por su trayectoria en el desarrollo de la biblioteca escolar.

Es una investigación cualitativa, de tipo estudio de casos, donde se recogen prácticas de quienes coordinan, promueven y usan la biblioteca escolar.

En el trabajo se destacan y describen quince categorías que responden a los aspectos que reflejaban avances y prácticas asentadas en todas las bibliotecas escolares estudiadas:

1. integración de la biblioteca en el proyecto de centro
2. planificación y evaluación
3. difusión y marketing
4. apoyo del equipo directivo
5. liderazgo y profesionalización
6. habilitación del espacio
7. biblioteca como espacio docente
8. formación de usuarios
9. formación del profesorado
10. fomento de la lectura
11. servicios al profesorado
12. implicación de los profesores
13. participación de los alumnos
14. implicación de las familias
15. colaboración con la biblioteca pública

Las conclusiones y consideraciones más relevantes de este estudio son:

  • Redes de trabajo. Los centros analizados pusieron de manifiesto la necesidad de colaborar, de compartir, de avanzar juntos. Entre los temas más insistentemente planteados por todos los agentes ha destacado la necesidad de conectarse con otras bibliotecas que están trabajando en una dirección semejante.
  • Un camino propio. Una de las primeras conclusiones de este trabajo ha sido constatar que, efectivamente cada biblioteca se aproxima de manera diferente a un modelo deseado (o planeado y, en la mayor parte de los casos, explícito). Cada una de ellas ha trazado un camino propio cuyos logros son distintos.
  • Toma de iniciativas. Las bibliotecas están ocupando un espacio (no solo físico) en los centros educativos y muestran una pericia particular para aunar esfuerzos…Uno de los rasgos más destacables de estas bibliotecas es su capacidad para anticiparse y para crear, sin esperar a que las demandas o las soluciones vengan desde fuera.
  • Del compromiso individual a la satisfacción (¿e implicación?) colectiva. Todos los centros estudiados disponen de un proyecto que organiza la actividad dela biblioteca. En los planes de las bibliotecas se refleja la profesionalización de las tareas que se llevan a cabo: desde la formalización misma del proyecto, hasta la calidad de las labores técnicas, de las acciones de difusión o de los programas de uso dela biblioteca. La actuación en estos ámbitos obedece a un plan en torno al cual existe un compromiso de evaluación y mejora.
  • Planes de lectura de centro y biblioteca. Capacidad de la biblioteca para integrar a grupos de trabajo, en los que estén representados docentes de ciclos y especialidades diferentes […] respecto a los planes de lectura, resulta interesante ver el papel que va adoptando la biblioteca: ¿actuará como mera facilitadora del proyecto?, ¿asumirá un rol más activo como dinamizadora?, o más bien, ¿actuará como coordinadora de este tipo de actividades?
  • Precariedad de los recursos humanos. Unanimidad en acerca de la precariedad en las condiciones de trabajo de los responsables, específicamente en cuanto a la dedicación y a la necesidad de recursos humanos especializados complementarios. Es unánime la demanda de un bibliotecario escolar que, apoyado por un equipo de profesionales, garantice la oferta continuada del servicio.
  • La mirada puesta en el profesor. Dificultad del profesor de trascender el uso esporádico de la biblioteca (más allá de facilitar el préstamo, realizar alguna actividad extraordinaria en ella o proponer lecturas de la biblioteca) hacia una explotación integrada y completa, que permita coordinar la programación de temas con el responsable.
  • Lectores en primera persona. Las bibliotecas que han formado parte de este estudio cumplen una clara función en la promoción dela lectura. Esta es quizá la tarea más ampliamente asumida por las bibliotecas escolares.
  • Actuar estratégicamente. La escasez de recursos humanos, la dificultad de ampliar a los profesores, la necesidad de dar continuidad y estabilidad al proyecto de la biblioteca…Se trata de fórmulas, no siempre obvias, sobre las que reposa buena parte de las acciones que realizan.
  • Síntomas de asentamiento (y de fragilidad). Se está asentando una cultura de uso dela biblioteca. Se alude a la dificultad de consolidar estos proyectos sin asegurar las condiciones básicas para su funcionamiento: un responsable con competencia, dedicación y formación”

Artículo extraído de: Boletín de información y apoyo a las bibliotecas escolares  de la provincia de Málaga desde donde puede descargar el libro completo.

 

 

Discusión

Sin comentarios aún.

Post a Comment

Síguenos!

Facebook Twitter Pinterest Tumblr LinkedIn