Categorías
Placeres y Lectura

El Gusano de los Libros en Beijing

La decoración es un elemento importante en el Gusano de los Libros
La decoración es un elemento importante en el Gusano de los Libros

Si, sigo en la ruta de los Cafés Literarios. Por ahora me he quedado en la línea internacional, pero ya pronto vendrán algunos de los que tenemos en Chile. En esta oportunidad un amigo caza-noticias bibliotecarias me envió un artículo sobre un curiosísimo café literario en Beijing, llamado El Bookwarm o Gusano de los Libros, una estilosa fusión de  cafetería, restaurante y biblioteca ubicada cerca del mercado Yashow en la ciudad de Beijing.

El lugar es muy heterogéneo, y a diferencia de los otros casos de Cafés literarios que he publicado anteriormente, no es una simple cafetería y restaurant. El Gusano de los Libros organiza anualmente un Festival de Literatura Internacional (el próximo se realizará entre el 8 y 20 de marzo del  2013) y  periódicamente desarrolla ciclos de charlas con escritores, firmas de libros, cuenta cuentos infantiles y actividades varias en torno al fomento lector.

El Festival de Literatrura Internacional es una de las mayores actividades del lugar
El Festival de Literatrura Internacional es una de las mayores atracciones del lugar

 

Como ven, no se trata sólo de comida y deliciosos cafés. Por ejemplo el Festival de Literatura Internacional va dirigido a profesores, bibliotecarios, artistas, escritores, ilustradores, editores, diseñadores, periodistas: un grupo diverso que tiene su lugar de reunión cada año en el Gusano de los Libros, y se promociona como un espacio de convergencia de ideas para pensadores del mundo del libro y la lectura. Este año en el Festival hubo workshops de escritura y edición , charlas (por ejemplo «De Repollos a Mounstruos) y  paneles de discusión en torno al libro y escritores. Además había contenidos para todo tipo de público, ya que consideró un programa especial para niños, y otro para inmigrantes. A ello se sumaron declamaciones literarias, puestas en escena, música y otras representaciones artísticas en torno al medio literario. Si le interesan los detalles, recomiendo ver la lista de podcast.

Otra característica es que el lugar funciona realmente como una biblioteca, ya que por la membresía  de 300 yuan anuales (poco más de 22 mil pesos chilenos) ofrece a sus parroquianos una colección de 16,112 títulos de libros en sus estanterías. Por otro lado, desde la perspectiva culinaria, la carta incluye comida occidental y aperitivos varios entre ensaladas, sándwiches y postres. Hay tres salones para comer y hasta una esquina infantil. Según leí, en verano la mejor opción es quedarse disfrutando la vista en la terraza. Además del menú de comida hay una carta de bebidas con tragos y cafetería variada a buen tamaño y precio razonable.

Hay muchas facilidades para los comensales lectores
Hay muchas facilidades para los comensales-lectores

El lugar está diseñado para satisfacer necesidades de distintas edades y tipos de públicos, el mejor ejemplo son sus actividades. Por ejemplo este  27 de septiembre hay una cata de vinos, y el sábado una sesión de cuenta cuentos para los más pequeños.  Además de eso tienen un book shop que ofrece reseñas literarias de los últimos libros de la colección, y en su sutio web periódicamente publican noticias relacionadas con el mundo de la literatura y la edición.

Tal como lo señalan sus administradores: «Es fácil ver porqué el Gusano de los Libros es un hits entre los habitantes de Beijing, ya que usted puede estar un rato  disfrutando un delicioso brownie, buscando entre miles de nuestros libros o saboreando un delicioso espresso. Si quiere algo más intelectual, puede asistir a una de las charlas de algunos de los eminentes escritores que se dan cita en el café, o bien encontrarse con su grupo de amigos o simplemente puede disfrutar una tarde revisando su cuenta de mails en alguno de nuestros computadores o en su dispositivop personal».

Como ven, toda una gama de actividades para los lectores que no sólo buscan alimento para sus paladares, sino que también para el intelecto y el espíritu.

 

 

 

 

Categorías
Placeres y Lectura

Bibliotecas con aroma a café

xx
Librería con café, en Lavapies, Madrid.            cc: www.minube.com

En mi constante afán por buscar información y nutrirme de cosas interesantes que estén pasando en Chile y el mundo, me encontré con este artículo escrito por la bibliotecaria Irene Blanco, de Madrid. Como ven, no importa el país del que provenga la información:  las inquietudes son muy similares.  En este caso: ¿De qué forma mejorar la experiencia del usuario en los lugares donde lee y se informa?. Me parece que el planteamiento de Irene es muy interesante, ya que propicia un diálogo frente al tema, junto con presentarnos este ejemplo en Madrid:

«He observado que, de un tiempo a esta parte, muchas librerías de toda la vida han transformado su modelo de negocio transformándose en café-librerías, han dejado únicamente de vender libros para poner cafés, tés, tartas, etc. y parece que les va muy bien. Me viene a la mente la “Libre de Lavapiés” (librería ubicada en el barrio Lavapiés de Madrid) o la librería especializada en cine “Ocho y medio»  y «Gatopardo” que combinan libros y cafés en uno de los rincones más agradables para los lectores de Madrid.   Y es que leer con un café en la mano -o con un té o comiendo un bizcocho- es uno de los placeres más grandes del mundo y es algo que en una biblioteca no podemos realizar. Más bien todo lo contrario, si entras con una bebida el amable bibliotecario –o el bibliotecario asesino, depende de la suerte que tengas- te pedirá que salgas y vuelvas cuando te lo hayas acabado…  ¡No vaya a ser que estropees algún libro! Y digo yo, ¿no será mejor que se utilicen los libros a pesar de que se puedan estropear? ¿No será mejor correr el riesgo de que caiga una gota de café y que ese lector esté a gusto en la biblioteca? No he tenido la suerte de dirigir una biblioteca, pero si lo hiciese, me gustaría que fuese un espacio de encuentro, de ocio, donde el usuario pudiese tomar un café y leer tranquilamente.

Librería Ocho y medio. cc: madridyyo.com
Imágenes Librería Ocho y medio. cc: madridyyo.com

De hecho y, si fuera posible, habilitaría un “rincón cafetería” para que el lector que quiera lo utilizase, apartado del resto, para no molestar a aquellos que buscan el silencio y la concentración. Y es que, volviendo a la reflexión con la que he comenzado el post, al igual que igual que muchas librerías de barrio se han adaptado a este modelo de “café y libros” y tienen las mesitas llenas de lectores, las bibliotecas podrían ser más utilizadas y por lo tanto más útiles para el usuario si se permitiese -o incluso favoreciese- un espacio donde tomar algo ¿no creéis?

Si conocéis alguna biblioteca que tenga un espacio similar o simplemente queréis dejar vuestra opinión sobre este tema, no dudéis en hacerlo a través de un comentario ;) ¡muchas gracias!»

Sin duda, como éste hay otros casos y ejemplos en todo el mundo. En Nueva York está D’Espresso, un bar-café con mucho estilo y diseño. En Chile tenemos la red de puntos de lectura  «Libro al Aire Libre» gestionados por el Sistema de Bibliotecas de la Municipalidad de Providencia a quienes felicitamos por la iniciativa. Sería ideal que ésta se replicase en otros barrios y provincias del país.

Agradezco Irene Blanco (En twitter @ireneblan) por haber compartido su artículo publicado originalmente  el 3 de septiembre del 2012 en Biblogtecarios. Sus comentarios pueden hacerlos en el post de Irene o  compartirlos directamente  en Leamos Más.

 

Categorías
Placeres y Lectura

Bar y café a la vuelta de la página

Nótese el piso
Nótese el piso

Es cierto: lugares entretenidos y con onda para tomarse un café hay muchos. Pero hasta ahora no había visto nada como esto: un café-bar que emula una biblioteca. Y los libros no sólo son decoración, sino que se integran  haciéndose parte del espacio lo cual contribuye a crean ambiente de lectura entre  los parroquianos. El dueño de este café D’EspressoEugene Kagansky, decidió abrir este lugar a una cuadra de la Biblioteca Pública de Nueva York. Antes de iniciar el proyecto, y aprovechando esta locación le comentó a su equipo de trabajo: «Abramos un café bar  que parezca una biblioteca, pero hagámoslo con un toque más interesante» .

 

Efecto «Alicia en el país de las maravillas

Y es que además de parecer una biblioteca, el lugar da la impresión de jugar con  la gravedad. Tal como en en el libro de «Alicia en el país de las maravillas» de Lewis Carroll  haciendo sentir a los clientes que están temporalmente suspendidos. El piso está al lado izquierdo,»colgando» de la pared y las sillas y  banquetas se apoyan en los muros de la biblioteca.Si ustedes creen que esto es un poco desconcertante están en lo correcto, porque esa es precisamente la idea. La inspiración de Anurag Nema – el diseñador que llevó a cabo la infraestructura-  fue la famosa estación espacial que aparece en una de las escenas de «2001 odisea del espacio«.

La iluminación "cuelga" de una de las paredes
La iluminación «cuelga» de una de las paredes

Nema  jugó con elementos muy atractivos  ya que literalmente volteó la cafetería de lado para crear un ambiente completamente innovador. De esa forma, al mirar hacia el techo no cuelgan lámparas como cabría esperar, ya que éstas están al los costados derecho, y se «dejan caer» como si de verdad estuviesen suspendidas de la forma habitual. Inquietante, ¿cierto?

¿Estanterías y libros?

Lo que parece ser un sinfín de estanterías perfectamente alineadas y cuajadas de libros no son más que cerámicas impresas con imágenes en sepia  que muestran ilustraciones  inusuales, tanto en los lomos como en las portadas. La tipografía también jugo un rol importante, ya que usaron títulos y efectos que generasen curiosidad entre los «lectores» del café-bar. Gracias a ello se tiene el efecto de una biblioteca con estanterías ordenadas en torno al «techo», que no es más que uno de los muros del lugar.

La cafetería abrió sus puertas a los clientes-lectores en diciembre del 2011, y hasta a hora -en palabras de su dueño- les ha ido tan bien que los planes ya están en marcha para abrir otras sucursales en Manhattan y después en más ciudades de Estados Unidos. Lo interesante es el uso de los libros para recrear un espacio que sea  no sólo confortable,sino que den ganas de  quedarse disfrutando del ambiente.

¿Por qué una Biblioteca?

Noel Coward  en amena charla con Ernest Hemingway en  Joe's Bar
Noel Coward en amena charla con Ernest Hemingway en Joe’s Bar

Las Bibliotecas han tenido siempre el halo de ser lugares confortables, silenciosos -en algunos casos- y de ser espacios protegidos del ruido mundanal. Cuando se entra a una biblioteca atrás queda el ruido de la calle, los bocinazos de los autos, el ajetreo de las personas corriendo de un lado a otro. Quizás una biblioteca es mucho más que  un lugar de  tranquilidad: es la posibilidad de estar tan cómodo como si se estuviera apoltronado con un grato libro entre las manos. Ese es el espacio que han tratado de crear en D’Espresso. Lo cual me lleva a pensar que son muchos los escritores asiduos a cafés que solían beber incontables tazas de café, quizás varios tragos de whisky y fumar a destajo. El primer caso que se me viene a la mente es el de Heminway, famoso por su afición a los bares y cafés  Quién sabe cuántos de esos visitó en Idaho, ciudad donde residía.

Por lo menos eso es lo que piensa el dueño de esta innovadora cafetería: «los temas de lectura son perfectos para cafés, porque se llenan de clientes «bookish» (cuya traducción  sería asiduos lectoras que gustan de objetos relacionados con el libro)

Numerosos medios han publicado sobre este lugar. Por su lado el New York Times publicó un artículo  señalando que este este truco de diseño «volteado» es parte de la estrategia de marketing, y que el próximo bar-café  que inauguren quizas esté completamente «patas para arriba». Y es que el dueño de D’Espresso cree que tal y como la marca de cafeterias  Starbucks han cambiado  el concepto de tomar café,  agregar valor es  un recurso ideal para crear identificación con la marca en una época donde las cafeterías no cuentan con la fidelización del cliente dada la amplia variedad que hay para ir a disfrutar un buen café.

deliciosos panecillos para combatir el hambre
Deliciosos panecillos para combatir el hambre de los «lectores»

 

¿[email protected] en ir?

¡Por lo menos yo sí lo estoy! acá van los datos:

D’Espresso Midtown East 317 Madison Avenue (42nd Street)

Website  http://www.despresso.com/

Y si quieres conocer más cafés creativos alrededor del mundo, revisa este web site. No tienen bibliotecas ni libros, pero su diseño, ambientación y arquitectura valen la pena.

Con un poco de imaginación y creatividad todo queda mejor

Finalmente -y considerando la suerte de «polémica» que ha habido por el caso de la tienda Paris –  no puedo dejar de mencionar que no es necesario romper libros para hacer más atractiva la exhibición de productos comerciales como en el caso de esta tienda por departamento, la cual tiene en uno de sus locales  libros partidos por la mitad.  Con un poco más de creatividad y buen gusto se pueden hacer cosas mucho mejores. En Chile tenemos otro caso reciente de una tienda de ropa masculina que  recurrió a libros para vender. Ésta marca decidió usar tramoyas emulando estanterías de libros. Les diré que el resultado es bastante bueno, y lo mejor es que no se destrozaron libros.

Y ustedes, ¿Conocen otros casos en que los libros y las bibliotecas sirvan como escenario de una tienda, café, bar u otro tipo de local?

Caso de Paris exhibiendo zapatos en libros destrozados
Caso de Paris exhibiendo zapatos en libros destrozados
Los libros fueron partidos por la mitad
Los libros fueron partidos por la mitad

Ejemplo en Perry Ellis, Santiago de Chile
Ejemplo en Perry Ellis, Santiago de Chile