Categorías
Columnas y artículos

¿Ratón de Librería?

Este artículo fue publicado originalmente en revista Caras
Este artículo fue publicado originalmente en revista Caras

Una librería no es sólo un lugar donde se venden libros. Hace rato que no. Debe ser, también, un espacio aparte, Un mundo nuevo, donde uno se esconde del ruido, del calor de la ciudad, y se sumerge en las fantasías de otros. Para pasarla mejor. ¿Mucho pedir?

Me lanzo a la calle y me siento turista mirando librerías. ¿Cuál será la mejor? ¿La más grande, la más exclusiva, la más taquillera? ¿La que tiene la mejor vitrina, mejor estante o mejor atención? Depende del gusto, por cierto, y yo prefiero ésas que permiten que uno se olvide del trajín exterior. Porque Santiago arde, aturde, sofoca.

Claro que nada de eso se nota en el Drugstore, la manzana con más libros por metro cuadrado de Chile y punto de partida de nuestro recorrido. En el segundo piso de la librería Takk, por ejemplo, encontramos un mundo paralelo, sicodélico, con peluches que resguardan los estantes repletos de títulos para niños, incluyendo a Oliver Jeffers y sus ilustraciones, bellezas como Perdido y encontrado, Cómo atrapar una estrella, El corazón y la botella. Asumamos: no hay que ser niño para leer a Jeffers y perderse en esas historias que tienen tanto de verdad como de melancolía. Aquí hay, además, un estante sólo para novela gráfica y un cómodo sillón para sentarse a hojear sin ser molestado. Abajo, el primer piso ofrece lo tradicional: las novedades literarias del mes y el que promete ser el best seller del verano según el librero: El prisionero del cielo, de Carlos Ruiz Zafón.

Más allá, en la Feria Chilena del Libro, el aire acondicionado está a full. El local fue remodelado hace poco, así que ahora tiene más estantes, menos mesones, y predomina el color negro. Pero el catálogo sigue siendo más o menos el mismo: en vitrina, los títulos que figuran en rankings, algunas novedades como Rumble —la novela de la dibujante de historietas Maitena Burundarena—, y un mesón completo de novela histórica, incluyendo a HHhH, de Laurent Binet, que mezcla hechos verídicos de la Segunda Guerra Mundial con el diario de investigación del autor. Pese a la diversidad, es imposible encontrar, por ejemplo, a Guadalupe Nettel, la prestigiosa autora mexicana (el librero no tiene idea). Ahí está el peor defecto de las cadenas de librerías: el profundo desconocimiento de la escena literaria, nacional y extranjera, por parte de los que atienden. Y Guadalupe Nettel no es una excentricidad, ha aparecido en diarios, revistas, en secciones de cultura. No espere una aventura: las librerías de cadenas no le darán sorpresas.

La librería Que Leo, en Providencia, destaca por el conocimiento y experiencia de quienes atienden. Fácil y certeramente pueden sugerir libros que ellos mismos han leído.
La librería Que Leo, en Providencia, destaca por el conocimiento y experiencia de quienes atienden. De forma muy certera pueden sugerir libros que ellos mismos han leído.

Qué Leo es distinto. En Providencia con Las Urbinas, que tiene la virtud del boliche de barrio: atendida por su propio dueño (o por gente que lo parece), aquí siempre es posible ver a Juan Carlos Fau orientando a ese hijo pródigo en que se ha convertido el cliente de librerías. No hay asco por el best seller, que convive de lo más bien con títulos más escogidos y con la producción de la casa, porque Qué Leo ya es una factoría con marca registrada. Convertidos en editorial —Los libros que leo—, Fau & Cía acaban de publicar Citas de cine, de la periodista Lídice Varas, un registro de frases para el bronce dichas por algún personaje de película. Aquí sí conocen a Guadalupe Nettel, pero no la tienen. “Nada de la mexicana”, dice Fau. Días antes de Navidad allí mismo pregunté por Christopher Hitchens, el ensayista británico. “Se murió, ¿sabías?”, me contestó, divertido y macabro, otro librero, calvo igual que Fau. “Por lo mismo se convirtió en mi regalo navideño ideal”, le insistí. Tenían dos títulos, Amor, pobreza y guerra, un libro de ensayos, y Hitch-22, sus memorias. Yo buscaba Dios no es bueno o Dios no existe, pero ambos estaban agotados. “No te preocupes”, me consoló el calvo, “él siempre llega a la misma conclusión”. Un hombre que sabe porque lee los libros que vende.

En Ulises y Nueva Altamira, buena parte de lo que hay es importado (por eso sus precios). En esta última, la mayoría del catálogo es Anagrama y encuentro, por fin, a Guadalupe Nettel con sus tres libros: El huésped, Pétalos y otras historias incómodas, y su última novela, El cuerpo en que nací. Ni aquí ni en Ulises hay mucho espacio como para que el lector se quede y haga su degustación solitaria, pero quien llega a estas librerías generalmente sabe lo que busca y sabe que lo encontrará.

Abajo, en el subsuelo, la reina sigue siendo Contrapunto, donde abundan los títulos de arte, diseño, publicidad. El lugar es bonito, confortable y tiene buen espacio para la lectura, pero el chileno todavía es tímido, le cuesta sentarse en el sillón a mirar libros sin compromiso de compra como lo hacen en Buenos Aires, donde antes de llevárselos para la casa la gente devora volúmenes completos (incluso algunos beben café, porque allá además del sillón tienen cafetería y pastelillos y tantos años que nos llevan de ventaja). Aquí, escondidos del ruido de la calle como si fuera un búnker con estilo, puede tomar alguno de los libros de Taschen (como 1000 Record Covers) y dar gracias por perder el tiempo.
Mi paseo de turista continúa por el centro de Santiago, donde el circuito de librerías se renovó en 2011. Si uno visita el GAM después de haber conocido el Edificio Diego Portales, es irremediable pensar que el incendio que consumió el lugar fue lo mejor que le pudo haber pasado..

Interior de la Librería LEA+, en el GAM
Interior de la Librería LEA+, en el GAM

El GAM es un privilegio y la librería LEA+, que aloja aquí con un catálogo exclusivamente nacional: es posible encontrar ediciones descontinuadas, últimas copias de libros que nunca más se distribuyeron. Esta librería goza de la buena salud de un lugar nuevo; han tenido la consideración de disponer sillas y mesas para que el lector repose y lea.
Apenas unas cuadras más allá, en el barrio Lastarria, conviven las librerías con las tiendas y los restoranes del nuevo-viejo barrio de moda. Lo nuevo: la librería Ulises abrió una sucursal elegante, con un espejo en el techo que multiplica la sensación de estar rodeado de obras. Bonito lugar que recoge la tendencia de las librerías nuevas, con una gran mesa redonda para que los lectores tomen, revisen, le pierdan el miedo a tocar los libros antes de comprarlos. Me topo con un grupo de extranjeros que hace un city tour por Santiago. Habría que recomendarles Formas de volver a casa, de Alejandro Zambra, esa novela ochentera que es lo mejor que ha escrito el autor y que permite entender tanto del Chile reciente. Otra buena noticia para el barrio y para Ulises: la atención es buena. Nunca hay que asumirlo como obviedad.

El espacio y la infraestructura juegan un rol importante en la librería Ulises, de barrio Lastarria
El espacio y la infraestructura juegan un rol importante en la librería Ulises, de barrio Lastarria

Casi al frente está Refundar Alejandría, local pequeño donde abundan la filosofía, el ensayo, los libros sobre sexualidad. La remodelaron también el año pasado. Ocuparon bien el espacio y la madera de sus estantes hace de éste un sitio perfecto para bucear entre páginas.

La reina del barrio sigue siendo Metales Pesados, con esa buena costumbre de contar con su dueño allí, leyendo, dispuesto a orientar. Es un lujo especialmente porque trae a Chile títulos de pequeñas editoriales españolas y mexicanas. Ahí está la mano de Sergio Parra, lo que asegura que encontraremos lo que no se pilla en ningún otro lado.
En Merced, en el corazón del barrio, cerca del Teatro La Comedia y de las tiendas de ropa, sobrevive El Cid, con sus libros usados donde con suerte y empeño es posible encontrar joyitas: la primera y única edición de McOndo, de la dupla Fuguet/Gómez, el perfil que le hizo Tito Mundt a Charles de Gaulle y una edición muy antigua de El juguete rabioso, de Roberto Arlt. El mundo se detuvo en estos mesones.
El fin de viaje es otra sucursal de la Feria Chilena del Libro, que hace una gran apuesta al trasladar unas cuadras el local que por años tuvo en Huérfanos. Tiene más estantes y menos mesones, un espacio amplio donde dispusieron mesas y sillas y hasta un sillón para los clientes-lectores. Eso sí, el catálogo es el mismo, con algunos pecados: libros como Alexis. El camino de un crack, entre los más vendidos de no ficción, estaba ubicado en una estantería altísima, imposible de acceder sin escalera. Son detalles como esos los que le restan puntos para obtener el cetro a la mejor librería. ¿Quién se queda con el título? Haga su tour y juzgue.

Artículo publicado originalmente por Marcela Escobar en la Revista Caras 

Categorías
Columnas y artículos

Lectura en movimiento: E-books en rústico y tapa dura

En un libro de cocina, estas aplicaciones pueden ser muy útiles
En un libro de cocina, estas aplicaciones pueden ser muy útiles

Quienes apuestan por el libro impreso no tienen por qué asustarse, ya que las mejoras multimedia que se aplican a los e-books, gracias  lo cual pasan a llamarse «enhanced books» (lo cual se puede traducir a libros enriquecidos), afectarán a una pequeña cantidad de títulos. Los primeros en añadir estos elementos nuevos a su narración fueron los destinados a un público infantil mientras que las obras de ficción para un público adulto se han vendido con mayor dificultad.

Estas apreciaciones figuran en un artículo publicado en Prospero, uno de los blogs de The Economist especializado en libros, arte y cultura, donde recoge y analiza los libros enriquecidos que han aparecido últimamente.

A las biografías, los libros de cocina, los clásicos y las nuevas formas de ficción interactiva, este tipo de mejoras puede añadirles nuevas capas más ricas y sorprendentes. Entre los ejemplos que proporciona este artículo, destaca la biografía de Muhammad Ali, a la que se le han añadido grabaciones de audio en el que el boxeador rapea sus proezas.

También los clásicos atemporales han demostrado ser buenos candidatos para este tipo de innovación. Así por ejemplo la edición multimedia de T.S. Eliot La tierra baldía recuperó rápidamente el dinero que se había invertido en su creación. El libro cuenta con los manuscritos originales, con notas y adiciones realizadas por el autor, además de vídeos y grabaciones de audio en las que se reproducen ditintos poemas leídos por actores consagrados.

Se aprecia una alta resolución de imágen
Se aprecia una alta resolución de imágen

Las pinturas se pueden llevar en el Ipad del lector
Las pinturas se pueden llevar en el Ipad del lector
Recientemente la librería del museo MOMA lanzó a la venta su colección de » libros enriquecidos» con lecturas monográficas de pintores y sus obras. Estos multi-touch enriquecen la experiencia de aprendizaje haciendo de esta lectura interactiva un placer. Los lectores pueden hacer notas, dejar marcas, escribir con recordatorios de lecturas, hacer búsquedas en todo el contenido. Exactamente lo mismo que en un e-book pero con la diferencia que hay videos y multimedia que potencia el momento de lectura.

Penguin también se ha sumado a “las ediciones ampliadas” con el lanzamiento de un clásico contemporáneo como En el camino, al que se le han añadido fotos de archivo de los manuscritos de Jack Kerouac, junto con instantáneas de sus compañeros de generación, además de entrevistas grabadas en vídeo y mapas en los que se recoge el viaje. También señala este artículo, que muchas de las biografías que aparecen en los márgenes del libro de los personajes que supuestamente inspiraron a Kerouac resultan algo discordantes.

La edición enriquecida de la obra épica de George R.R. Martin Juego de tronos, vincula los nombres de los personajes con un glosario de los clanes además de proporcionar un mapa táctil.

Aún está en estudio el impacto que pueden tener este tipo de libros en las competencias lectoras de los niños
Aún está en estudio el impacto que pueden tener este tipo de libros en las competencias lectoras de los niños

No son exactamente libros, apunta el artículo, sino experiencias interactivas, amplificadas y enriquecidas. Muchos lectores se mantienen escépticos ante esta nueva forma de narración que altera lo que el novelista estadounidense Robert Olen Butler define como “el cine de la mente”. Sin embargo los editores se muestran ansiosos por probar las posibilidades comerciales y creativas que ofrecen los textos enriquecidos.

El editor digital de Random House en el Reino Unido, cree que los mejores proyectos vendrán de la fusión orgánica entre la forma y el contenido: “Se trata de inventar cosas que los lectores no saben aún que les van a encantar”.

Fuente: Lectura Lab. Nueva cadena del Libro

 

Categorías
Trivia

Jane Austen en Facebook

Jane Austen en una de las escenas del juego
Elizabeth Bennet -la protagonista-  en una de las escenas del juego

Sabemos que que el solo hecho de tener una cuenta o fan page en Facebook genera interacción social en forma casi inmediata. Y por cierto, si Jane Austen (1775-1817) estuviese viva, creemos que habría estado de acuerdo en que tener presencia en las redes sociales podría haber sido una buena forma para publicitar sus novelas. Después de todo, ¿no han sido elementos como las relaciones amorosas y sociales las que ella  describe tan magistralmente? Un buen ejemplo es la novela «Sensatez y Sentimientos» (publicada en 1811)  que plantea la adaptación de las protagonistas  frente a nuevos escenarios sociales y emocionales, al ir vinculándose afectivamente con nuevos personajes en el transcurso de la trama.

Indudablemente las novelas de Austen siguen vigentes, ya sea a través de las versiones llevadas al cine, en un  nuevo juego, o hasta en inusuales cómics, como es el caso de  «Orgullo y Prejuicio para zombies» publicado en abril del 2009. Sin embargo lo que ahora atrae nuestra atención va un poco más allá, porque involucra las redes sociales, ya que se ha hecho una nueva adaptación del trabajo de esta escritora  británica para Facebook. El proyecto,  diseñado por una de las divisiones de la BBC  Worldwide en alianza con Legacy Games se titula «Jane Austen: Rouges & Romance». El juego estará disponible al público esta semana en inglés, después de haber estado desde marzo en modo «beta» o marcha blanca para múltiples testeos de sus fabricantes.

El juego consiste en lo siguiente:  una de las parejas literarias más célebres –Elizabeth Bennet y Mr. Darcy– se han escapado de las páginas de «Orgullo y prejuicio», ante lo cual la autora de la historia, Jane Austen,  pide ayuda para encontrarlos y convencerlos de que regresen a su apacible vida en las páginas del libro. Los jugadores, además, están habilitados para decorar y también para vestir a los personajes de acuerdo a las costumbres de la época. El objetivo del juego es unir a la pareja, y para ello se proponen varias tareas, como por ejemplo encontrar objetos escondidos, los cuales han sido contextualizados en escenas completamente inspiradas en las novelas de Austen. Independiente de cuán entretenidas resulten las tareas y desafíos que plantea el juego, la calidad de la gráfica en cada escena es una razón en si misma como para jugar y divertirse observando los detalles.

Jane Austen's online adventures ... one of Rogues and Romance's settings
Jane Austen en aventuras online en una de las escenas

Los desarrolladores de este juego lo describen a como «una forma divertida de celebrar y acercarse al rico mundo de Jane Austen». En este sentido, Robert Nashak, de la BBC Worldwide señala: «la interacción social es el centro del trabajo de Austen y nosotros hemos pensado que ese concepto se puede explorar considerando una sinergia con Facebook»

Ariella Lehrer, Jefa Ejecutiva del Legado de Jane Austen y miembro de  The Jane Austen Society of North America, asiste regularmente a las reuniones de esta sociedad para discutir aspectos como el vestuario, los bailes, la alimentación, y la literatura propia de esa época. «Me declaro una «Janeite» (se puede traducir como una fanática de Jane Austen) y si puedo llevar mi secreta obsesión a un  juego social, me parece estupendo» señala. Y agrega: «Estamos determinados a entregar una experiencia apasionante a los fans de Jane Austen, así como también a personas que conocen el trabajo de la escritora pero que quizás no están lo suficientemente familiarizados con sus novelas o que simplemente no las han leído»

¿Una nueva forma de fomentar la lectura a través de juegos? Creemos que este tipo de aplicaciones se relaciona más bien el juego, que con la lectura en si misma. Sin duda esto genera un debate muy significativo para comentar en una de nuestras próximas columnas.

Adelantándonos a ello: ¿Qué creen ustedes?

Fuentes: Traducido de «New York Daily News» y «The Guardian»


¿[email protected] en leer los libros en versión original de la escritora británica Jane Austen?

¡Descárgalos en PDF!

Categorías
Columnas y artículos

Wikimaestros. De la Enciclopedia Británica a Wikipedia

Por Marta Kluttig, investigadora del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile

Cuando uno pasa tiempo dedicada a las políticas de mejoría docente en Chile, llega inevitablemente a la conclusión de que, si bien los incentivos monetarios indudablemente juegan un rol, no son, quizás, lo principal. Es muy posible que los incentivos monetarios jueguen un rol importantísimo e insustituible a la hora de reclutar buenos estudiantes para las carreras de pedagogía. Y, sin duda, que una remuneración adecuada es una parte importante del esquema que se requiere  para retener a los profesores talentosos y para fomentar que quienes  siguen en esta carrera tengan incentivos a  mejorar y aprender continuamente. Es probable que, si este país se quiere tomar la reforma educativa en serio y colocar la educación en el centro de su modelo educativo, tendremos que llegar a un esquema de cosas en que el ser maestro sea una de las carreras mejor pagadas del país. Esta es, digamos, una condición necesaria…pero no suficiente.

Sin embargo la convicción de que uno se forma es que hay algo más que está faltando . Hay algo más que fue quitado a los profesores  durante las épocas más autoritarias  de nuestro país y que no ha sido restituído. Ese algo se encuentra presente en los mejores sistemas educativos del mundo y va mucho más allá de la remuneración.

De lo que hablo es de un sistema  docente orientado hacia la generación de una doctrina y de una disciplina entre nuestros profesores respecto de su rol en nuestra sociedad y del potencial transformador de su acción respecto a los niños.  Hoy vemos que esa «ideología docente»  no se encuentra presente. Quizás no es de extrañar cuando uno considera que durante los últimos 40 años la acción del Estado ha estado principalmante haxcia degradar, primero el rol de los docentes en la sociedad; y luego, hacia restituir  fundamentalmente su capacidad  de generosidad de ingresos. Lo que le ha dicho este país a sus docentes  es, primero, que no los necesita demasiado y, luego, que sólo los considera partícipes  en cuanto agentes privados  orientados  hacia la ganancia. ¿Nos debe extrañar, entonces, la ausencia de mística?

Existe hoy en día un mecanismo que podríamos explotar para comenzar a recontruir esta mística .Este mecanismo es la Red Maestros de Maestros,que está conceptualmente orientada hacia la generación de una instancia que le permita a unos profesores aprender de la excelencia docente de otros.Sin embargo,lo que observamos en la práctica es muy diferente.Lo que vemos es un sistema en el cual, los Maestros de Maestros logran ese estatus gracias a una certificación formal de competencias y habilidades.Al igual de lo que nos ocurre,quizás en nuestro sistema educativo en general,en que hemos desarrollado una obsesión con los indicadores objetivos y las pruebas estandarizadas;lo que importa para formar estos Maestros de Maestros en la certificación formal de competencias.Lo que necesitamos ,en cambio ,es un proceso de educación en el sentido más profundo del término.Lo que necesitamos,en cambio ,es un proceso de educación en el sentido más profundo del término.Lo que necesitamos es la sabiduría de profesores que hayan logrado conectar con la realidad,las necesidades y las inquietudes de los estudiantes que mayores dificultades están teniendo para aprender.Por ende,lo que necesitamos son maestros de maestros que transmitan su experiencia de se modo y no simplemente como una colección de conocimientos y técnicas formales.

Por eso,la recomendación de política pública que queremos hacer en este artículo es la creación del concepto de wikimaestro: un maestro de maestros cuya validación ante sus pares provenga de su capacidad de inspirar, dar sentido y llenar de significado a la labor de colegas.

En el tránsito entre Internet 1.0 y la Internet 2.0 se produjo una interesante discusión sobre la forma en que se produce conocimiento.Esta discusión se representó en el debate entre dos formas de generación de una enciclopedia. Por un lado, estaban los creadores de Wikipedia y, por el otro, los directivos de la Enciclopedia Británnica. De acuerdo a la perspectiva de los creadores de Wikipedia, el conocimiento de una enciclopedia debía ser creado en forma colectiva, con  una metodología que permitiera a los usuarios corregirse entre ellos hasta el punto de encontrar una síntesis respecto del conocimiento en cuestión.

La perspectiva opuesta la representaban los gerentes de la Enciclopedia  Británica, que rescataban el valor del conocimiento experto. Desde su perspectiva, no porque algo sea creído por muchas personas tiene que ser cierto. A esto, la réplica de los partidiarios de Wikipedia siempre a sido que también los expertos suaeln tener sesgos y que la perspectiva de muchos suele representar en forma más certera la verdad. La discusión entre quienes favorecen el conocimiento experto, capacitado y certificado; y quienes favorecen el conocimiento sociamente valido continúa hasta el día de hoy, intensificándose a medida que se extiende el ámbito de las redes sociales en nuestro sistema de medios, científico, político y económico.

 

Hace unos años un grupo de docentes ganó un proyecto que usaba la tecnología para generar una comunidad de aprendizaje, intercambiando conocimiento, experiencias y recursos pedagógicos
El 2009 un grupo de docentes ganó un proyecto al formar una comunidad de aprendizaje usando TIC’s. El galardón fue entregado por EducarChile

El sistema de maestros de maestros que tenemos en Chile se parece a la Enciclopedia Británica, y en cambio debería parecerse a Wikipedia. Más que un sistema  en el cual «expertos en educación » certifican a quienes, a su juicio, están capacitados para enseñar  a otros docentes, necesitamos un sistema en el cual los mismos docentes vayan definiendo quiénes les enseñan, claro, pero también quiénes los inspiran. Pretender que la mística que necesitamos construir entre nuestros docentes surgirá de las ideas de estudiosos es utópico. Pretender que la mística surja de la  propia experiencia de los docentes, valida, discutida, interpretada y compartida tiene mucho más sentido. La tarea de los «técnicos » y los «expertos» tiene mucho más que ver con el diseño de ese tipo de sistemas que con la creación de sus contenidos.

Necesitamos pasar de una era en la cual sistemáticamente han sido postergados  los profesores de Chile hacia una era en lo cual ellos se convierten en protagonistas de nuestro proceso de desarrollo.Para ello necesitamos superar el desgano y el cinismo que ha conquistado la labor docente chilena.Eso se logrará con mejorías salariales, mejores  alumnos en las carreras de pedagogía, mayores recursos para el sistema educativo, sin duda, pero se necesita más que eso. Tendrá más posibilidades de lograrse si es que creamos un ambiente en el cual sean los propios maestros los depositarios de la labor de crear el conocimiento sobre cómo enseñar a los estudiantes chilenos y lograr que aprendan más allá de sus características de origen,especialmente los más vulnerables.

Son ellos los que deben descubrir cómo. Son aquellos de entre ellos que tengan éxito en lo dicho, que aprendan por su propia experiencia cómo superar los déficits que representan el transfondo social de sus estudiantes, que encuentren la inspiración para ser llamados a ser Maestros de Maestros.

 


Este es un extracto del artículo que Martha Kluttig tituló  «Wikimaestros: desde la marginalidad hacia el protagonismo docente«, el cual forma parte del libro «El Chile que se viene» publicado el año 2011 por editorial Catalonia.