Categorías
Destacado Novedades Premios

Gana un pack de 3 apps de libros interactivos con Leamos Más y iClassics

iClassics ProductionsStartUp española de jóvenes emprendedores que se ha especializado en el desarrollo de libros interactivos, lanzó este 23 de junio iDoyle: Las aventuras de Sherlock Holmes: escándalo en Bohemia. Este clásico literario -publicado originalmente en 1892- contiene el texto íntegro de sir Conan Doyle, acompañado de ilustraciones, banda sonora, animaciones, sonido ambiental (cascos de caballos, golpes de puerta, pasos en la escalera, crepitar de fuego en la chimenea etc. ) lo que te permitirá disfrutar una experiencia de lectura diferente en tu celular o en tu tablet.

Imagen_ConcursoFLM

En Leamos Más no sólo quisimos leer la versión interactiva de Las aventuras de Sherlock Holmes: escándalo en Bohemia , y contarles nuestras apreciaciones en el  último post, sino que también nos animamos -junto con el equipo de iClassics– a hacerles extensiva esta experiencia de lectura. ¡Aprovechamos para agradecer la oportunidad a iClassics!

Para ello organizamos un concurso -el cual estará abierto hasta el viernes 5 de julio a las 14.00 hrs.- para que ustedes no se pierdan la oportunidad de descargar y leer un clásico de la literatura, en formato de aplicación interactiva.

¿[email protected] en más detalles?

Cada app incluye los siguientes relatos de sus respectivos autores, y material extra:

Collection iPoe1:
ipoe

  • El retrato oval
  • El corazón delator
  • Annabel Lee (poema)
  • La máscara de la Muerte Roja
  • Biografía de E. A. Poe
  • Cuaderno de bocetos del ilustrador David Forés

 

Collection iWilde:

wilde

  • El gigante egoísta
  • El ruiseñor y la rosa
  • El príncipe feliz
  • Biografía de Oscar Wilde

 

 

 

iDoyle: Sherlock Holmes

idoyle

  • Escándalo en Bohemia
  • Biografía de sir Arthur Conan Doyle
  • Sketchbook o cuaderno de ilustraciones de Jordi Solano

 

 

 

 

¿Cuáles son las principales características de las apps de los libros interactivos?

  • Una hora, aproximadamente, de historia interactiva
  • Disponible en 4 idiomas: Español, Inglés, Francés y Portugués.
  • Presenta numerosas ilustraciones originales
  • Uso de animaciones y páginas interactivas.
  • Uso de banda sonora original
  • Contienen extras, como biografías de los escritores y bocetos de las ilustraciones
  • Relatos completos del autor, sin adaptaciones.
  • Interfaz intuitiva, muy fácil de usar
  • Salta a cualquier página del libro con la tabla de contenidos.
  • Memoria de páginas. Déjalo en cualquier momento y vuelve a la misma página

¿Cómo descargar una app de libro interactivo de iClassics en tu celular o tablet?

Si resultas ganador, recibirás un correo electrónico desde iClassics, consultándote respecto al tipo de plataforma que usa tu celular (iOS o Android). Dependiendo de ello, te enviarán un link con el acceso a un código, el cual te dirigirá a iTunes o Google Play (dependiendo de tu tipo de celular o tablet).

A partir de allí, sólo faltarán pocos segundos para que se descargue en forma automática la app. de tu nuevo libro interactivo.El resto sólo será disfrutar de la lectura y asombrarse con los detalles y maravillas de este tipo de lectura.

¿Necesito tener un celular o tablet con condiciones técnicas mínimas para descargar la app del libro interactivo?

No, todos los dispositivos son compatibles.

Categorías
Novedades Proyectos

Libros Interactivos: clásicos literarios y mucho más en lectura digital

anna2
El libro interactivo «El diario de Ana Frank» permite conocer la habitación en que vivió recluida la protagonista en 3D

 

Sin duda el concepto interactivo se presta para muchas interpretaciones. La RAE lo define como  algo que permite interacción, a modo de diálogo, entre un computador y el usuario. En este contexto, nos referimos a libros, revistas o contenidos en general que deben ser leídos a través de un computador, un tablet o un smartphone (celular o móvil). La interacción puede tomar diversas formas dependiendo del tipo de libro: desde extraer partes del texto; ejecutar simulaciones o videos complementarios; disponer de realidad aumentada;  disfrutar de sonido envolvente, música y aplicaciones, etc. Dadas estas características, este tipo de libros también se conocen como «literatura amplificada».  Un buen ejemplo es el Diario de Ana Frank, libro que casi todos hemos leído y que además está presente en muchos planes de lectura. El 2013 fue lanzado en formato interactivo para iOS por la editorial Penguin Books y la Fundación Ana Frank. La gracia en términos de la interactividad del libro es que permite descubrir la casa de la protagonista en 3D, ver fotografías y escuchar extractos relatados por la actriz Helena Bonham Carter. Otro caso que quizás les resulte familiar es «Los fantásticos libros voladores del Señor Lessmore» el cual se dio a conocer en Chile gracias al video  homónimo. Sin embargo, éste también tuvo una versión interactiva disponible en aplicación.

Los libros interactivos incorporan contenidos que van más allá del papel impreso, lo cual modifica la presentación y las normas narrativas del libro impreso. De esa forma, le proporcionan al lector una experiencia de lectura distinta.  “La llamada literatura amplificada nos permite explorar todas aquellas dimensiones inherentes a la lectura que un libro en papel no permite”, destaca la directora de la Institució de les Lletres Catalanes, Laura Borràs.

 

lessmore
Los fantásticos libros voladores del Señor Lessmore es otra app que se conoció bastante en Chile, principalmente por su versión en video o corto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin querer adentrarme en las ventajas y desventajas de la interactividad de los libros, me parece interesante que en Chile no sólo estemos al tanto de este tipo de «tecnología lectora», sino que también leamos en estas aplicaciones, para determinar el contexto en el cual puede ser más atractivo utilizarlas (tanto a modo personal como también laboral, en el caso de bibliotecarios, editores, docentes, etc). A este respecto, la filóloga y especialista en literatura Laura Borrás, señala “El nivel de interactividad la tiene que determinar el propio lector” reivindicando la capacidad de autoevaluación y la responsabilidad del lector, quien debería decidir no sólo el tipo de libro que quiere disfrutar, sino que también el tipo de experiencia que quiere tener. Personalmente creo que eso puede funcionar muy bien con un lector más maduro.

Variedades, tipos y marcas

Aunque en Chile los libros interactivos todavía no se han masificado, en el extranjero son más conocidos y existen empresas que se han dedicado a desarrollar esta tecnología. Una de las primeras en lanzarlos fue Apple, el 2010, a través de IBooks. Lamentablemente esta aplicación sigue estando disponible sólo para Estados Unidos, por lo que sólo la menciono referencialmente. Otro caso es el de la editorial británica Faber & Faber que ofrece una amplia gama de literatura de ficción, no-ficción, poesía, y otros géneros literarios. Entre los países hispanoparlantes tenemos a las empresas españolas Sanoen la cual se ha especializado en historias para los más pequeñitos, y la barcelonesa independiente iClassics, la cual presenta un caso muy interesante, pues sus fundadores son emprendedores amantes de la literatura. Por lo anterior, su foco está en los grandes clásicos de la literarios, pensando en un segmento más juvenil. Además, considerando las posibilidades que brindan las redes  sociales y los medios, su equipo se ha animado a realizar campañas de crowfounding para reunir fondos.

Para el equipo de iClassics «Dos siglos no han sido suficientes para que ni Poe ni Wilde pasen de moda y nosotros hemos transformado sus obras en experiencias interactivas (…). Los libros clásicos desaparecen de las librerías porque ya nadie los demanda, y eso es algo que nos negamos a aceptar: los Clásicos no deben caer en el olvido ya que nos ayudan a construir el presente«

iDoyle03_ESP
Gráfica que acompaña el lanzamiento de «Las aventuras de Sherlock Holmes: Escándalo en Bohemia»

Por ello crearon toda una serie (en formato de aplicaciones descargables para iOS y Android) para atraer a nuevos lectores que pueden fascinarse con la literatura. Partieron con Edgard Allan Poe al crear la IPoe Collection – la cual fue galardonada por el Digital Book World, revista de referencia sobre innovación en lectura digital- a lo cual siguieron los cuentos de terror y misterio del escritor inglés H.P. Lovecratf,  iLovecraft, posteriormente avanzaron con Charles Dickens  y siguieron ganando terreno con otro británico imperdible, Oscar Wilde.

Probando la interactividad de Sherlock Holmes

 

Este 23 de junio 2016 iClassics lanzó la app Las aventuras interactivas de Sherlock Holmes:­ Escándalo en Bohemia. El relato original fue publicado en 1892, y desde entonces ha sido interpretado por más de 70 actores y llevado al formato del teatro, películas, series televisivas y videojuegos. Las aventuras del genial y atípico detective presentan la historia original de Conan Doyle, en 70 páginas interactivas ilustradas por Jordi Solano, y ambientadas gracias a 25 minutos de la banda sonora original de Miquel Tejada (músico experimentado en el campo de la animación, teatro y musicales). La app ofrece el libro traducido a cuatro idiomas: Inglés, Castellano, Francés y Portugués.

El equipo creativo de iClassics -entre quienes se cuentan ilustradores, diseñadores, especialistas en storyteller y motion graphic, desarrolladores, programadores,  etc.-  ha trabajado hasta lograr una atmósfera única enriquecida con numerosas ilustraciones, efectos de sonido, y una banda sonora, todo lo cual confluye para convertir la lectura en una experiencia enriquecedora.

La gracia es que ésta no será igual para todos los lectores, ya que cada uno marca su propio ritmo, decidiendo si prefiere escuchar la música, interactuar con el relato o simplemente dejarse atrapar por la pluma de Sir Arthur Conan Doyle. Y en este sentido, la invitación de iClassics es leer «multisensorialmente».

IMG_2873
«Las aventuras de Sherlock Holmes: el escándalo en Bohemia» convive perfectamente con mis libros impresos. Con la ventaja que me puede acompañar adonde vaya, en mi celular.

En Leamos Más quisimos probar esta nueva app, por lo que acepté la invitación de iClassics y descargué el libro en mi celular. No sólo funcionó perfecto, sino que me deleité con «Escándalo en Bohemia«. Al principio pensé que la experiencia interactiva podría restarle un poco a mi imaginación, ya que estoy muy acostumbrada a leer y visualizar a los personajes, los lugares e incluso los detalles como el vestuario o características físicas de los protagonistas de la historia. También pensé que los sonidos ambientales como el knock-knock de la puerta, los cascos de los caballos golpeando sobre el asfalto o el tic-tac del reloj, etc. podrían distraerme -lo cual es muy fácil pues tengo déficit atencional- sin embargo esos sonidos, la música, los movimientos de los personajes y en general todo los detalles del libro sólo consiguieron maravillarme del resultado logrado por iClassics.

Ciertamente se lee en forma distinta -aunque la lectura sigue siendo lineal y no hay hipervínculos- pero el contenido de cada página es más breve y se ve enriquecido por los aspectos interactivos que he descrito. Para quien está muy lejos de ser nativa digital, es bastante entretenido. Ciertamente puede funcionar muy bien con adolescentes y jóvenes reacios a la lectura.

En este sentido uno de los leitmotiv de iClassics tiene que ver con la forma en que las nuevas generaciones se relacionan con el contenido : “los millennials y la Generación Z son diferentes y reclaman otro tipo de ocio. La tecnología es una parte muy importante de su vida, los dispositivos móviles su habitat natural y la interacción una rutina más. Nosotros hemos reinventado los libros clásicos para atraer a estas audiencias. La única manera de acercar la literatura clásica a estas generaciones es adaptándolas al entretenimiento de hoy en día» , señalan en uno de sus comunicados.

David G. Forés, director y co fundador de la empresa, describe a sus libros interactivos como «una mágica combinación de elementos para leer y disfrutar de la literatura clásica tanto si eres un librófilo como si todavía no has descubierto el placer de leer un buen libro». El criterio de selección se basa en escoger a los autores que se adelantaron a su tiempo e inspiraron a generaciones posteriores con sus historias. Por otro lado, buscan cuentos y relatos que no sean tan extensos, de forma tal de poder desarrollarlos íntegramente en base a esta tecnología, sin alterar o resumir la versión original. En este sentido, los profesionales de iClassics señalan que su contribución consiste en aportar a las increíbles historias de estos escritores en experiencias donde la ilustración, la animación, la música y los vídeos forman una maravillosa composición bajo la supervisión de una dirección artística muy cuidada.

iDoyle_screenshot_ipad01 (1)
Secuencia de imágenes de la app del  libro «Las aventuras de Sherlock Holmes: el escándalo en Bohemia»

Les dejamos los traillers promocionales de la colección iClassics de Edgard Allan Poe y de Oscar Wilde:

IPoe:

https://www.youtube.com/watch?v=Nd_t_TIT_0E

iWilde:

https://www.youtube.com/watch?v=cAc8drGCnRE

 

 

Categorías
Novedades

La lectura en el metro de Nueva York

Ourit Ben-Haïm, artista marroquí a cargo del proyecto
Ourit Ben-Haïm, artista marroquí a cargo del proyecto

Seguramente a usted -tal como a mí- le ha llamado la atención ver gente leyendo en el transporte público: el metro, los buses, las «micros» e incluso en los paraderos mientras esperan su bus de turno.

Es atractivo ver a alguien sumerjido en las páginas de un libro. ¿Qué trama le tiene tan absorto? ¿Será bueno el libro? ¿Por qué lo está leyendo?. Quizás esas preguntas se multiplican cuando la persona en cuestión va frente a nosotros en un carro del metro, y no tenemos más entretención que mirar en derredor. Es ahí cuando nuestros ojos tratan de captar desesperadamente, al menos, el título del libro. Como ven, somos varios los que hemos caído en la tentación de observar lectores. Pero hay algunos que han ido más allá en sus ganas de curiosear.

Ese es el caso que les presento ahora:  Ourit Ben-Haïm,  una marroquí avecindada en Nueva York, quién de tanto atisbar en las lecturas de otros, se tomó tan en serio su curiosidad, que armó un proyecto a partir de ello. La idea no es nueva, ya que en otros países la han desarrollado de diversas formas. Por ejemplo en España, funciona «Zaragoza Lee» liderada por un entusiasta quién, además de sacar algunas fotos, registra una ficha del libro, con reseña e incluso lugares donde se puede adquirir la obra en cuestión.  » En Buenos Aires la campaña «La gente, en el metro, lee» (organizada por una editorial) insta a los viajeros del metro a leer en el «subte».  Respecto a Chile, no hay mucha información de lecturas en el metro de Santiago. Aunque la revista Terminal tiene una sección completa para el tema, llamada «lecturas en tránsito» donde muestra las aficiones literarias de los capitalinos en el metro o en el Transantiago (serivicio público de buses). Personalmente me ha tocado ver a muchos lectores -de libro impreso y digital- viajeros en Santiago. Cuando puedo, los fotografío y dejo el registro en la cuenta instagran de Leamos Más.  Pero sin duda lo que les presento a continuación va más allá de lo que se ve comúnmente, ya que su creadora no está patrocinada por ninguna campaña institucional, y realiza un trabajo diario en los vericuetos del metro de Nueva York. Conozca su historia:

 


The Underground New York Public Library (traducido como «El subterráneo de la Biblioteca de Nueva York») retrata qué leen los usuarios del metro neoyorquino, y con ello, cómo son los usos y costumbres del lector de la ciudad que nunca duerme. A la calidad técnica de las imágenes se une un especial buen gusto tanto en elaboración del propio concepto del proyecto como en el diseño del sitio web. que reúne fotos de gente anónima que lee en los andenes o el interior de los vagones del metro neoyorkino.

Así luce el sitio web
Así luce el sitio web

The Underground New York Public Library partió el año 2008, y desde entonces publica cada día una nueva fotografía, en la que no solo vemos al lector en el metro, sino que se nos muestran qué título está leyendo (por si no lo conseguimos apreciar bien en la foto). Pero, además, UNYPL tiene una serie de eventos semanales, que vendrían a ser los “horarios” de la biblioteca: los martes, un libro en lengua no inglesa (del que se averigua el título traducido gracias a la comunidad de internautas de UNYPL); los viernes se cuelga una foto de la que Ben-Haïm no sabe el título del libro, haciendo una llamada a la colaboración de los lectores para averiguarlo, algo que casi siempre se logra; los sábados cierra y, los domingos, el lector fotografiado tiene siempre una Biblia en sus manos. El proyecto tiene, además, espacio en las redes sociales  (TumblrFacebookTwitter, Google+) para fomentar la difusión.

La gracia del trabajo de esta artista, es que sus fotografías son de muy buena calidad y tomadas con tal maestría (ya sea por el tipo de lector, por el entorno que le rodea en el vagón, por la expresión que tiene, etc.), que dan ganas de saber más detalles de esa persona, como por ejemplo ¿por qué le gusta leer? y ¿qué le motivo a escoger ese libro?. Creo que es de ese tipo de cuestionamientos de los que se vale esta artista para fotografiarlos en ese instante íntimo, en el que sólo cuenta el lector y su historia.

En el sitio tiene una sección de preguntas frecuentes, donde se cuentan una serie de detalles respecto al proyecto, como por ejemplo el hecho de tomar fotos sin el consentimiento de las personas, el tipo de equipo que Ourit Ben-Haïm usa, y unos cuantos detalles más. Hay, además, una breve sección de poesía y algunas cuentas tumbler  de fotógrafos y escritores a quienes Ben-Haïm sigue y recomienda. Por si alguien tiene dudas respecto a la verosimilitud de las fotografías, su autora explica en la web que algunas de ellas se toman sin que el lector lo perciba; otras no, pero en ningún caso se trata de simulaciones.

Sin duda la lectura en un metro tan famoso como el de Nueva York atrae el interés de muchos. Tanto así, que el New York Times le dedicó un reportaje completo titulado What Are You Reading on the Subway? The Results. (Qué estás leyendo en el metro? Los resultados») donde entrevistaron a más de 8.000 mil lectores. El resultado se puede ver en este artículo «Lecturas de Metro» , que el blog de Lecturalia publicó el año 2009.

 

El placer de observar a un lector

Los lectores pueden ser captados en los andenes, en el metro o en la entrada de éste
Los lectores pueden ser captados en los andenes, en el metro o en la entrada de éste

Porque nos gusta ver leer no solo a personas bellas, sino a toda clase de gente: mujeres y hombres, jóvenes y viejos, gordos y flacos, blancos y negros. Puede que Marilyn Monroe o Paul Newman sean sexies leyendo el Ulises o el New York Times, pero no necesitan de la lectura para serlo.

Lo que nos gusta de una persona que lee es verla sumida en un mundo extraño, que no tiene nada que ver con el entorno que la rodea, mundo del que apenas podemos obtener mínimos indicios a través de su cara, sus expresiones, sus microgestos. Es decir, la cara de un lector es una suerte de ventana al mundo creado por el libro. Mejor dicho: el mundo creado por la conexión entre el libro y él.

 

 

Fuente: Estandarte. Pasión por leer, pasión por escribir. Publicado en Agosto 2012.

 


¿Y a ustedes?  ¿Qué les llama la atención cuando ven a un lector en el metro o en el bus?.

Categorías
Cápsulas Lectoras Novedades

Créalo o no: los libros crecen en los árboles

cc: inhabit
cc: inhabit.com

En Berlín (Alemania) en plena calle Prenzlauer Berg se levantó este hermoso bosque, para solaz de los amantes de la lectura. El proyecto, titulado «Un Bosque de Libros» fue desarrollado por  BauFachFrau, como una iniciativa reconocida por los programas oficiales de la UNESCO «Educación para desarrollo sustentable». La idea era apropiarse del espacio urbano para instalar estos «dispensadores» para que la gente intercambie sus libros ya leídos, por otros de su interés. Algo así como un trueque de libros, pero sin ver ni conocer a la persona de quien se recibe el libro, ni tampoco a la siguiente que será su dueña. Este sistema se llama Bookcrossing y funciona en todo el mundo desde hace años. La versión chilena se llama «Libro Libre» y funciona bastante bien, con muchos puntos de liberación de libros en Santiago y regiones.

Los Berlineses quisieron innovar en el modo como se dejaban los libros, e idearon esta suerte de biblioteca-árbol que, además de ser muy original y llamativa, es ecológica al usar los troncos de árboles caídos, en vez de plástico, madera procesada u otro material.

Una tapa de plástico protege los libros
Una tapa de plástico protege los libros

Alemania es el segundo país que lleva la delantera en préstamos de bookcrossing (Estados Unidos ocupa el primer lugar) por lo que no es de extrañar que en las distintas ciudades ocupen diversos modos para llamar la atención de los usuarios. La forma como opera este bosque de libros requiere bastante preparación. Naturalmente se pensaría que los libros pueden quedar amarrados o colgando de las ramas, o bien acomodados en los espacios naturales  de los árboles. Pero al ir leyendo la forma como se fabrican estos puntos deliberación, me doy cuenta que se requiere bastante trabajo y reparación. se juntan 4 ó 5 árboles, en cada uno de los cuales hay  una columna con orificios de un tamaño considerable, para ir dejando los libros. Estos orificios cumplen el rol de las clásicas bandejas de las estanterías. Y, para completar el sistema tienen tapas de plástico lo cual protege los libros de las inclemencias del clima. Sin duda los vecinos del barrio, quienes han sido los usuarios más activos, son los más contentos.

 

Categorías
Novedades

Literatura versus tráfico en Melbourne, Australia

Ayer conocí el trabajo de Luzinterruptus, un colectivo de artistas que trabaja en base a la iluminación. El grupo realiza  instalaciones en diversos lugares del mundo, basando cada puesta en escena en un tema. El trabajo que hicieron en Melbourne se basa en los libros, y se titula «Traffic v/s Light» («Literatura v/s tráfico») porque es un juego de luces en base a la iluminación que generan los autos, versus la que aportan los libros en una transitada calle de la ciudad de Melbourne, Australia.

Como podrán apreciar en las fotografías, es algo muy original, hermoso y que atrajo un sin número de miradas de parte de los transeúntes. Les dejo con la transcripción del artículo publicado originalmente en  luzinterruptus

«En junio, nos trasladamos a Melbourne para llevar a cabo una gran instalación, la más grande hasta ahora para nosotros, dentro del festival  Light in Winter (Luz en el invierno).

La temática elegida por el festival para este año ha sido “la lectura”, por lo que nos pidieron que lleváramos a cabo Literature vs Traffic, una pieza que ya habíamos instalado en New York de forma subversiva y que nos ofrecían la oportunidad de ampliar y hacer crecer durante un mes.

Hasta la otra punta del mundo nos fuimos, pasando del soleado verano madrileño a un suave y lluvioso invierno en Melbourne, con la romántica intención de convertir la moderna y fría arquitectura de Federation Square, en un espacio acogedor, humano e íntimo, que invitara a lectura y al recogimiento.

Contábamos para ello con 10.000 libros desechados por bibliotecas públicas por considerarlos obsoletos, que el Ejercito de Salvación se encargó de recoger y donarnos altruístamente, por supuesto, también teníamos nuestras luces y la ayuda de un montón de amigos con la que convivimos durante un mes en los trabajos de ensamblaje e instalación.

¿El fin de esta pieza?, él mismo que el de la primera vez que la llevamos a cabo, que un río de libros desbordara el espacio físico de los peatones y se instalara en el asignado a los coches, robando un preciado suelo al abundante tráfico de la zona, en un gesto simbólico en el que la literatura se apoderara de las calles y se convirtiera en conquistadora del espacio público, ofreciendo a los ciudadanos, un lugar (no tan grande como nos hubiera gustado) en el que el tráfico se retirara para ceder terreno al modesto poder de la palabra escrita.

Conseguimos, después de una dura batalla contra la climatología, cambiar el aspecto de la plaza, progresivamente durante un mes, conquistamos terreno hasta que la noche del 30 de junio, un carril de la transitada Flinders Street pasó a ser una sala de lectura iluminada por una tenue luz que palidecía bajo las potentes pantallas de leds instaladas en la plaza.

Nuestra pieza sirvió de telón de fondo para muchas cosas que pasaron por allí esos días, por supuesto, fue el escenario para multitud de fotos de los curiosos y visitantes, además estuvo acompañando a muchas otras piezas instaladas durante el festival de luz, y para conmemorar el solsticio de verano fue utilizada como escenografía de la pieza de danza y performance Walking Through Words, dirigida por Tony Yap y  Yumi Umiumare en colaboración con varias comunidades de la ciudad.

La noche final, el río desbordado de libros, fue ofrecido a los visitantes que se tomaron su tiempo eligiendo entre los miles instalados los más interesantes para llevarse a casa. Además 9 artistas de la compañía de Yumi, llevaron a cabo una improvisada y mágica performance que terminó en una donación de libros a los ocupantes de los coches que circulaban por los alrededores y que estupefactos abrían las ventanillas para hacerse con tan misteriosos presentes.

Aunque ha sido una instalación complicada y con un planteamiento bastante diferente a las modestas y efímeras que solemos llevar a cabo, el balance final ha sido muy positivo, sobres todo por todas las personas que hemos conocido y que nos han ayudado a que saliera adelante.

No queremos dejar de dar las gracias a todos los voluntarios que generosamente nos donaron su tiempo, a la gente de Fedsquare que nos allanó los obstáculos y que participó activamente en la construcción de la pieza, a los colegas de Guerrilla Lighting que nos acompañaron con sus linternas, a Fred Kroh que nos cedió gran cantidad de material fotográfico, a los artistas que embellecieron la instalación con sus performances… Unas especialísimas gracias a  Alfonso Ruano que se fue con nosotros desde España y sin el cual definitivamente nada de esto hubiera sido posible, gracias amigo y por supuesto a nuestra querida Cristina Curiel, que consiguió que todo funcionara a la perfección.

No nos vamos a olvidar de todo ese tiempo, muchísimo, que hemos pasado mirando libros, pasando hojas y descubriendo secretos olvidados de gente que no conocemos, y preguntándonos cual fue el criterio que siguieron los bibliotecarios para expulsarlos de sus estanterías, algunos nos parecieron verdaderamente impresionantes.

Toda una experiencia esta gran instalación, hemos aprendido muchas cosas interesantes, esperamos que no se nos olviden…»

Si le ha interesado el trabajo de este colectivo de artistas, le recomiendo leer esta entrevista (en inglés)

Fotos de Gustavo Sanabria.